top of page
wp5835945.jpg

¿Adónde nos lleva nuestro camino cuando elegimos andar por el sendero de la sanación?

Bienvenidos a mi blog, aquí estoy compartiendo contigo lo que he aprendido durante mi viaje de la vida y espero que te inspire a seguir tu propio camino, a ser curioso y abierto a todo lo que no es (todavía) visible para todos.


Animales de Poder


Los animales de poder son energías y los percibimos como animales. Nos acompañan en nuestro camino, incluso podemos tener uno como nuestro guía espiritual.

Cuando comencé mi viaje espiritual, si se puede decir así, lo primero que hice fue contactar con el lado chamánico. Eso me pareció natural. Seguramente esto se debe a que siempre hemos estado conectados a la tierra. No importa de dónde somos, nuestros antepasados ​​tenían una conexión muy diferente con los elementos, con la tierra, con los animales y las plantas. Nuestra genética se puede recordar fácilmente.


¿Cuántas veces buscamos la paz en la naturaleza después de un día estresante? O abrazar árboles, que ahora se considera una tendencia de "moda", pero en realidad solo muestra que estamos aprendiendo a sacar fuerza de la naturaleza nuevamente. Cada vez somos más conscientes de lo importante que es nuestra comida y de que queremos que vuelva a ser 'pura', orgánica, porque algo en nosotros se ha dado cuenta de que ese es el único camino a seguir. Lo inmutable que nos regala este planeta. La interacción entre la naturaleza y nosotros: exhalamos y los árboles absorben nuestro CO2, nosotros a su vez respiramos el oxígeno que emiten los árboles. Nuestros antepasados ​​sabían cuando cambiaba el clima, no tenían tele, podían leer huellas de animales, sabían qué planta ayudaba contra qué dolencia.


Los chamanes están estrechamente relacionados con todo este conocimiento que yace latente en nuestro ADN, pero no es necesario ser chamán para recordar cómo era la vida diaria de sus antepasados. Si prestas atención, puedes sentirlo cuando tocas una roca, caminas descalzo sobre la hierba o respiras el aire después de la lluvia.

Aquí, en este nivel de energía, están los animales de poder. Cuando salgo a caminar por el bosque con mis padres en Alemania, ellos viven en las montañas de Harz, siempre veo un lobo a la entrada del bosque. Como un guardián que vigila de cerca a quien entra en su territorio.



Los animales de poder a menudo se me muestran y, mientras tanto, he aprendido que me preparan para las situaciones y depende de mí cómo reacciono. Debido a que un animal de poder tiene un lado luminoso y otro oscuro, ¿cuál elijo hoy?


Un verano, cuando estaba sentado en el césped y sintiendo los cálidos rayos del sol en mi piel, sintiendo la hierba bajo mis pies, de repente apreció delante de mi él: un toro. Grande, realmente enorme, marrón casi negro, podía verlo claramente pero no podía tocarlo. Vi su cuerpo, pero permaneció transparente. Él solo se quedó allí. Poderoso, confiado, tranquilo y hermoso. Pasaron unos días y si miraba conscientemente hacia el jardín, todavía podía verlo parado allí.

Iba a la ciudad para hacer cosas y ahí sucedió. Alguien me hizo un contestó de forma fea, era totalmente innecesario y sin sentido. Él o ella, no lo recuerdo, golpeó mi punto débil y yo respondí con furia. Me abalancé sobre mi objetivo humano con palabras descuidadas, todavía resoplando mucho ya estando en mi coche. Resoplé. Como un toro bravo. Fue entonces cuando me di cuenta, el toro quería llamar mi atención sobre esta situación. Sin embargo, no lo entendí y corrí directamente a la tela de torero. No me quedé en mi fuerza y ​​calma, solo vi rojo.



Desde entonces comprendí que cuando un animal se me muestra, pregunto por las fortalezas y el lado oscuro y voy por la vida prestando atención.


No se trata de evitar, avergonzarse o sentirse mal por el lado "oscuro" que se le está mostrando. Se trata más de acurrucarse con ella. ¿Qué te está diciendo? Qué parte de ti no se sana porque estás reaccionando de esta manera y pregúntale a esa parte qué necesita de ti en este momento. Atención, amor, ¿solo ser escuchada? Y acaríciala en tu mente y di que todo está bien.



Le agradecí al toro su mensaje y lo acaricié en mi mente, incluso pude sentir sus músculos contrayéndose. Luego se fue. Pero llegaron nuevos animales con nuevos mensajes. Al igual que el tigre, el cazador, la flexibilidad, la amabilidad, la protección y, sin embargo, un golpe puede ser mortal. Así como un golpe simbólico de nuestras palabras.



En una meditación vi claramente una ballena frente a mí. Nadó muy cerca de mí e incluso estiré la mano como si pudiera tocarla. Su mirada era amable y gentil, su energía me decía que estoy a salvo y protegida, que ella es la conexión con todo, con el agua y el aire, moviéndose en ambos elementos. Vive en el agua, pero emerge para respirar y expulsa su fuente en el aire, solo para sumergirse nuevamente. Para mí representó la conexión con Todo Lo Que Es, la Energía de Creación que es TODO, la tierra, el agua, el aire, el sol (que brilla sobre la piel de ballena mojada cuando sale del agua). fue maravilloso ¿Y sabes qué? No se lo había dicho a nadie y unos días después una amiga me dio un dibujo de una ballena que ella misma había pintado. Ella dijo que quería pintarme algo, luego vio la ballena en su mente, así tal cual. Por cierto, este dibujo está al principio de mi página web.


¿Puedes percibir la energía animal dentro de ti? ¿Cuándo sacas las garras, cuándo ronroneas? ¿Cuándo vuelas alto por encima de las nubes con el águila para ver todo desde una perspectiva diferente? ¿Cuándo eres el colibrí que vuela más allá de los obstáculos, concentrándose solo en el dulce néctar de las flores y no en lo que se interpone en su camino?



De vez en cuando cierra los ojos y pregunta qué animal te acompaña, ¿cómo puedes vivir el lado luminoso del animal y acurrucarte con su lado oscuro?



Diviértete conociendo a tu nuevo amigo animal.







Fuente para leer sobre animales de poder: El libro "Animales de poder" de Jeanne Ruland


Artista “de mi Ballena”: Neus Sempere, de Planes, Alcoy, España. También en la foto están las constelaciones de las estrellas mías, de mi hijo Noah y de mi marido Vicente.


Inspiración: Una y otra vez, Ana Forrest, mi profesora de yoga, quien fue la primera en ponerme en este camino de sanación donde todo es posible... y que me enseñó que soy suficiente. ¡Aho!



Créditos fotográficos: Fondo de pantalla de Internet




7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page